Niño fracturado perdió la vida por ser sobado.

Normalmente, en la cultura paisa, si un niño o incluso un adulto se cae y tiene un accidente, lo que los abuelos y algunos adultos dicen es que “hay que sobarlo”.

spot_img

Más leido

Este es uno de los casos insólitos en los que las personas ponen a prueba sus creencias ancestrales y ratifican la importancia de la ciencia. En esta historia ocurrida en Armenia, la Fiscalía adelanta la investigación de lo ocurrido y las presuntas responsabilidades de los adultos que atendieron al niño antes que los médicos.

Normalmente, en la cultura paisa, si un niño o incluso un adulto se cae y tiene un accidente, lo que los abuelos y algunos adultos dicen es que “hay que sobarlo”, dado este antecedente, ¿Quién iba a pensar que por una fractura en un brazo un niño podría perder la vida? Pues bien, esto fue lo que le pasó a Yeison Adrián Niaza Tapasco, un niño de 7 años de edad, que murió durante una operación en un centro clínico de Armenia. La causa de su muerte la generaría una soba.

De acuerdo al informe entregado por los especialistas, el menor no falleció a causa de la fractura, sino por las consecuencias de un procedimiento previo realizado por un sobandero, el cual se denomina síndrome compartimental.

La narración de los hechos según la familia, cuenta que el menor sufrió una caída de su propia altura el pasado 26 de diciembre. El papá del niño, oriundo del municipio de Marsella, tomó la decisión de llevarlo al sobandero de un resguardo indígena cercano, pero al parecer la práctica no tuvo éxito y una vez se dieron cuenta que el asunto era más grave de lo normal y que los síntomas aumentaban, decidieron llevarlo al hospital San José de Marsella donde los médicos tomaron la decisión de remitirlo de urgencias a un centro de mayor nivel asistencial pediátrica y que tuviera convenio con la EPS.

Niaza Tapasco fue remitido a la clínica La Sagrada Familia de la ciudad de Armenia de inmediato fue atendido y en medio de un procedimiento especializado de drenaje de su brazo derecho, presentó una fuerte infección la cual generó que fuera intervenido quirúrgicamente, a eso de las 7:25 p. m. del 27 de diciembre, el caso fue reportado a la Policía Quindío que en la sala de cirugía Niaza Tapasco sufrió un paro cardiorrespiratorio que finalmente acabó con la vida del menor. 

Los expertos de la salud explicaron de qué se trata el síndrome y por qué el menor generó esa patología, “Durante la práctica (sobar) se pueden desplazar a otras partes del cuerpo los trombos (coágulos sanguíneos) que están en el punto de la lesión.  El síndrome compartimental es una inflamación de los tejidos que causa infección severa y un conjunto de afectaciones que el menor también pudo presentar posiblemente habría generado que se empeorará su salud y, con el detonante de la infección, es muy probable que haya derivado en paro respiratorio y fallecer”. Indicó el profesional que lo atendió.

El Pereirano

spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Lo Último